Cannabis y el metabolismo ¿podrías perder peso?

Cannabis y el metabolismo ¿podrías perder peso?

El consumo de cannabis cada vez se hace más popular entre las personas y su asociación con impactos positivos que benefician nuestro organismo se centra más y más para saber que tan bueno puede llegar a ser este componente de la marihuana. 

Entra y lee este importante articulo Permanencia de la Marihuana en la sangre

En uno de los estudios más recientes que se realizo sobre el cannabis, se intento demostrar que su consumo regular puede ser eficaz en nuestro metabolismo, permitiendo así que los consumidores puedan perder peso. ¿Es esto cierto?, si aun no sabes la respuesta a esta pregunta, te invitamos a leer este articulo hasta el final.

¿Qué es el metabolismo?

Antes de comenzar con el efecto del CBD sobre nuestro organismo, aclaremos qué es el metabolismo, el cual es el factor principal por el cual su consumo podría llegar a provocar cambios en la digestión de los alimentos para así poder perder peso.

Teóricamente, el metabolismo es un conjunto de reacciones que se producen en las células de nuestro organismo, su función principal es poder transformar todos los alimentos que consumimos en energías, las cuales son utilizadas por nosotros cuando realizamos cualquier tipo de actividad.

¿Afecta realmente el cannabis a nuestro metabolismo?

La respuesta a ello es que Si, el consumo de CBD genera un ligero cambio en el funcionamiento del metabolismo, lo cual puede llegar a provocar que las personas que la consumen puedan perder peso, pero este proceso no sucede de manera directa, y para poder comprender que es lo que realmente sucede, te lo explicamos a continuación:

>  Esto es lo que dice la ley del 2019 en España sobre el consumo de cannabis

El sistema endocannabinoide también conocido como SEC, es el que permite que tanto el THC como el CBD puedan accionarse dentro de nuestro organismo. Tanto el SEC como el metabolismo se encuentran relacionados, ¿Por qué? porque ambos cumplen la función de almacenar energía y trasportar los respectivos nutrientes. 

Solo que trabajan de manera diferentes, en el caso del SEC regula todo lo que sucede en nuestro organismo cuando entramos en contacto con el CBD y el THC, alterando así nuestro estado de ánimo, la temperatura del cuerpo, inflamaciones, entre otras cosas. No obstante, la parte en la nos importa enfocar es su acción con el sistema gastrointestinal y el páncreas, los cuales son dos factores fundamentales para la pérdida de peso. 

Esto se debe a que el SEC posee en su composición un conjunto de enzimas metabólicas, las cuales se unen con los receptores CB2 y CB1 y actúan de cierta forma en correlación con el metabolismo. 

Partiendo de este análisis es que se dice que el cannabis está relacionado con el metabolismo y por consecuente con la pérdida de peso. Pero desafortunadamente, aun no hay información precisa que pueda dar veracidad a esta hipótesis por lo que no se puede alegar aun que si es efectivo para poder rebajar.

¿Entonces si el CBD no adelgaza, engorda a quienes lo consumen?

No precisamente, pues hasta el momento no se ha registrado ningún caso en donde el consumo de la marihuana esté relacionado directamente con la obesidad. Más bien, en caso contrario estudios científicos han logrado demostrar que el CBD es capaz de alterar los hábitos alimenticios, lo cual puede provocar que las personas tiendan a no engordar. Más no quiere decir, que se puede adelgazar o subir peso tras su consumo.

>  Dónde puedes fumar marihuana en los Estados Unidos

EL CANNABIS INFLUYE POSITIVAMENTE EN EL METABOLISMO

El consumo de CBD puede provocar cambios en el metabolismo, aunque no son propiamente alteraciones sino más bien estimulaciones que permiten que este trabaje de una mejor manera. Algunos de sus impactos más característicos son los siguientes:

  1. Influye sobre la función mitocondria, para quienes no lo saben la mitocondria es el motor que da vida a cada una de las células, estás a medida de un proceso natural son capaces de convertir proteínas, grasas y azucares en energías, las cuales son utilizadas para poder mover nuestro cuerpo. 

Normalmente, cuando una persona no lleva una dieta saludable la función mitocondrial no puede llevarse a cabo con regularidad, provocando así que el cuerpo no consiga las energías que requiere para hacer una actividad y por consecuente las personas llegan al sobrepeso. 

En el caso de los consumidores de CBD se ha registrado que este estimula la actividad mitocondrial, lo cual permite que se mantenga la estabilidad de sus funciones y no provoque un desequilibrio, produciendo de esta manera una baja producción de energías que no favorecen la quema de grasas malas.

  1. Aumenta la producción de la grasa parda, un mala educación sobre los componentes que forman parte crucial de la producción de energía de nuestro organismo y de la aparición del sobrepeso, ha provocado que muchos cuando escuchan la palabra “grasa” la asociando con kilos de más, cosa que no siempre es cierto.

Esto se debe a que las grasas se dividen en dos: las grasas blancas (las cuales son malas para el cuerpo porque aumentan el peso) y las grasas pardas (las cuales son muy buenas para la producción de energía en nuestro cuerpo).

>  Fumador pasivo de cannabis

Por consecuente, una producción extra de grasas pardas puede permitir que el cuerpo tenga más energías y que así las personas puedan realizar cualquier tipo de actividad física con mayor tranquilidad.

  1. Regula la insulina, según los estudios médicos y científicos, el hígado es uno de los órganos más importantes y esto se debe a que es el que permite eliminar tanto las toxinas como el exceso de azúcar en el organismo. 

A los niveles de azúcar en el cuerpo se le conoce como insulina, cuando esta está muy alta puede conllevar a problemas tanto en el hígado como en el páncreas, conllevando así a una mala perdida de este nivel y provocando sobre peso. 

Sugerimos leer este articulo sobre La diferencia entre THC y CBD

No obstante, el CBD en diferentes estudios científicos que se le han realizado, ha demostrado tener un excelente poder en la regulación de los niveles de insulina, gracias a que reduce los azucares, permitiendo que se puedan tratar pacientes con diabetes. En resumen, el consumo de cannabis aunque no permite que las personas pierdan peso directamente, si es capaz de ayudar a que se pueda rebajar debido a que permite incrementar las energías y así dar mayor incentivo a que se realicen actividades físicas que conlleven a la quema de las grasas.