Diferencias entre el Hachís y marihuana

Diferencias entre el Hachís y marihuana

  • Categoría de la entrada:cannabis

Para comenzar, es importante saber que el hachís y la marihuana pertenecen a la misma planta, la de cáñamo.En vista de que gran parte de la población tiende a confundir estos dos términos, es necesario tener claro las dos definiciones para que no existan confusiones. 

Por ello, a continuación podrás encontrar toda la información necesaria para entender a ciencia cierta las similitudes y diferencias entre ambas, lo cual puede llegar a ser bastante útil.

Generalidades del hachís y la marihuana

Lo cierto, es que el hachís es más potente que el cannabis/marihuana debido a que cuando se prepara correctamente, su ingrediente activo llamado THC tiene una concentración bastante mayor. 

No obstante, hay casos donde el hachís puede ser de mala calidad, y esos suelen tener grandes cantidades de sustancias residuales como suciedad, plásticos, grasas e incluso pelo de animales o fertilizantes. 

Con respecto a su consumo, está disponible en forma de tabaco o puede ser inhalado a través de un vaporizador. Además, se puede consumir como condimento para alimentos, pero se deben revisar las normativas de cada país para saber los lugares donde es permitido.

¿Qué diferencias existen entre la marihuana y el hachís?

Para entender las diferencias, hay que ser conscientes de que los materiales a los que se está haciendo referencia son distintos: flores de marihuana y resina de marihuana. Estos dos productos son derivados de la misma planta, aunque cuentan con características y formas de elaboración muy diferentes.

La marihuana

Una de las primeras diferencias, es la apariencia de ambas sustancias, ya que en este caso, tienen un color verde e intenso olor. Para poder consumirse, los cogollos deben cortarse en un momento específico durante el crecimiento de la planta, de modo que se sequen para después ser consumidos. 

>  Efecto de pánico cuando fumas marihuana ¿Qué puedes hacer?

En su mayoría, la planta es fumada en pipa o en cigarrillos liados, pero esto no significa que no haya otras maneras, algunos llegan a cocinar o prepararlo para hacer infusiones, aceites, mantequilla, entre otras cosas.

Para identificar el cogollo perfecto, debe estar en un punto medio de sequedad. Una de las cosas más importantes es que si las flores crujen y están algo pegajosas, es el momento perfecto para ser consumidas. 

Por el contrario, cuando se encuentra poco pegajosa, significa que ocurrió una maduración excesiva. Al momento de doblar las ramas, si no llegan a crujir ni un poco, también indicará que la planta no está en óptimas condiciones, por no estar del todo seca.

El último detalle sobre las hojas, es el brillo de la resina; que habla sobre la calidad de ellas. Si se encuentra una marihuana que brilla pero no es pegajosa, probablemente sea porque fue adulterada con alguna sustancia artificial para mejorar su aspecto, pero cuando se conoce toda la información al respecto, será imposible no darse cuenta.

El hachís

La diferencia es que normalmente viene en forma de placas, barras o en polvo de resina prensado.Para obtener un resultado similar, también hay que secar la planta muy bien para extraer los tricomas con un proceso de tamizado; en ellos se encuentra la mayor concentración de THC.


Es una pasta pegajosa con olor intenso, pero menos acusado que la hierba, y con unos efectos muchos mayores que la planta de donde proviene, aunque solo si está bien elaborado.

También se encuentra en distintos tonos de marrón, dependiendo de la planta de donde venga. Cabe destacar, que un hachís muy verdoso puede señalar que los efectos y su intensidad son bajos por culpa de la gran concentración de material de corte, pero esto no es una regla fija que ocurra con el 100% de los casos.

>  ¿Qué efectos tiene el CBD en nosotros al consumirlo? Todo lo que debes saber

Si se quiere determinar la calidad, la solución más sencilla es quemarlo. Aquí, hay que observar si el hachís burbujea antes de la combustión, ya que esto indicaría que contiene una resina de gran pureza.


Efectos y beneficios de ambas

Como el hachís tiene gran cantidad de THC, las personas que lo consumen suelen experimentar una serie de efectos muy parecidos a los que posee la marihuana, solo que estos serán mucho más intensos.

Entre los principales se encuentran: la distorsión de la percepción del tiempo, el color y los límites espaciales, una risa incontrolable, sensaciones de relajación y felicidad que pueden aumentar hasta un punto eufórico, problemas con el pensamiento general y la resolución de problemas, las pupilas dilatadas, disminución de la coordinación motora, ritmo cardíaco más acelerado, entre muchas otras.

Si hablamos de efectos a largo plazo, quienes consumen hachís están expuestos a cosas negativas para la salud, ya que daña los pulmones y aumenta los riesgos de contraer enfermedades respiratorias. Incluso, las personas pueden llegar a presentar una disminución de las capacidades de razonamiento cognitivo, cambios hormonales y adicción física o psicológica.

En cuanto a los consumidores de marihuana, las consecuencias mentales son igual de desastrosas pero a un menor nivel. Los usuarios que fuman marihuana,tienen menor memoria e inteligencia que las que no lo hacen. De hecho, un estudio reciente observó anomalías en el cerebro vinculadas con las emociones, la motivación y la toma de decisiones en estas personas.

A su vez, los efectos que tiene la marihuana en una persona no se aplican de la misma manera para todos. Algunos pueden llegar a sentir relajación y euforia, mientras que otros experimentan ansiedad, miedo, desconfianza o pánico; los cuales aparecen cuando la cantidad consumida es bastante.

>  ¿Dónde puedes comprar cannabis light?

Los verdaderos beneficios 

Por mucho tiempo, se han debatido los beneficios de la marihuana, y es que aunque algunos científicos han realizado los estudios pertinentes, todavía hay personas que se rehúsan a usarla o a creer que es buena.

Dos de los componentes del cannabis realmente tienen algunos beneficios; el cannabidiol (CBD) que mejora situaciones del cerebro, y el tetrahidrocannabinol (THC)  que elimina el dolor. 

También, se ha comprobado que sirve para prevenir las crisis epilépticas, ya que el THC puede controlar las convulsiones mediante la unión a las células cerebrales responsables de controlar la excitabilidad y regular la relajación.
Finalmente, una de las ventajas más discutidas es la capacidad que tiene para frenar la progresión de la enfermedad de Alzheimer. Un estudio determinó que el THC puede retardar la formación de placas amiloides, bloqueando la enzima en el cerebro que las produce. Estas placas son las que matan las células cerebrales y causan Alzheimer.