¿Cómo almacenar óptimamente el cannabis?

¿Cómo almacenar óptimamente el cannabis?

El cannabis es un producto que puede conseguirse con facilidad en algunas distribuidoras de confianza en internet o tu localidad (siempre y cuando este se encuentre legalizado), sin embargo, una vez llega a las manos del cliente, su tiempo de vida comienza una cuenta regresiva. 

Visto que, la marihuana es una planta que requiere de un rato especial, el cual, necesita de atención, herramientas y tiempo. Por ello, es sumamente importante saber las condiciones que afectan a esta hierba, para evitar acelerar su proceso de descomposición. Entre ellos, esta: la humedad, el aire, la temperatura y la iluminación. 

Todos estos, podían ser controlados fácilmente en los invernaderos profesionales de marihuana, pertenecientes a las grandes distribuidoras, quienes cuentan con la suficiente tecnología como para poder regular dichos factores externos según sea más apropiado. No obstante, el público común no tiene a la mano todos estos suplementos y por ello, hace uso de ideas caseras para tratar de reducir el impacto de las circunstancias. 

Riesgos del mal almacenamiento del cannabis

El cannabis no sólo aporta una gran experiencia por los efectos que produce en el cuerpo, sino que, también cuenta con  una serie de características que hacen más entretenido y satisfactorio el proceso, tales como: el olor y el sabor de la hierba. Sin embargo, si la planta no se conserva de forma apropiada, los riesgos que se corren son los siguientes:

Reducción de los porcentajes de THC

El THC es el componente principal que genera el efecto psicotrópico buscado con el consumo del cannabis, por ello, hay tres factores claves que deben cuidarse para evitar que su proporción disminuye, estos son: las temperaturas altas, la iluminación y el exceso de oxígeno. 

Cabe destacar, generalmente hacen falta 7 días para que la hierba presente cambios importantes, pero una vez que ocurra, la potencia del efecto no será tan fuerte como al principio y seguirá disminuyendo si no interviene a tiempo. 

Deterioro del sabor 

El sabor es un aspecto clave de la marihuana pues evita enfocarse en el sabor del humo pues el consumidor se encuentra distraído por la dulzura que prueba su paladar, sin embargo, cuando la temperatura, el oxígeno y la luz se aplican de forma incorrecta, este puede debilitarse hasta casi pasar de forma imperceptible. En consecuencia, el humo se vuelve más áspero y la experiencia menos grata. 

Reemplazo del THC por CBN

Una vez el THC comienza a debilitarse y deshacerse, no pasa a la nada y se desvanece, por el contrario, se transforma en un nuevo compuesto, denominado por la ciencia como “CBN”, que es una versión menos fuerte del THC. Este posee las mismas propiedades alucinógenas pero es incapaz de drogar a una persona por cuenta propia, pues requiere de la ayuda de otras sustancias para hacer efecto. 

Factores externos que intervienen en el proceso de conservación del cannabis

Oxígeno

La marihuana es el fruto de un cultivo, por lo que esta depende de factores climáticos para mantenerse en óptimas condiciones, entre ellos, el oxígeno. Este debe  mantenerse regulado, para así suministrarse sólo en las medidas adecuadas, ni un poco más, ni ligeramente menos. Por consiguiente, lo recomendable es situar en un frasco sellado con hoyos pequeños que le permitan respirar.  

Agua

Este elemento representa un peligro en todas sus presentaciones (charcos, regadera, pequeñas piscinas o en la humedad presente en el aire). En consecuencia, lo mejor es posicionar la marihuana en un sitio completamente seco.

Temperatura

Es sumamente importante controlar este factor, pues tiene gran repercusión sobre el estado del cannabis, siendo algunos bastante resistentes al extremo calor o viceversa, sin embargo,  lo más aconsejable es colocar la marihuana en un sitio donde la temperatura se mantenga estable, aún mejor si es a temperatura ambiente. 

Iluminación

La iluminación tiene gran influencia sobre la planta, pues cuando esta apunta de forma directa sobre ella puede acelerar el proceso de deterioro. En ese caso, lo mejor es ubicar el cannabis en un sitio donde la luz pueda ser regulada. 

¿Cómo hacer para no alterar el sabor y aroma del cannabis?

Muchos clientes notan que la marihuana luego de un tiempo va perdiendo su sabor y olor y ello les causa frustración e incomodidad, por lo cual, muchos se preguntan si existen mecanismos para evitar que esto pase y la verdad es que sí. Con esa finalidad, se exponen las técnicas a continuación:

Ser muy cuidadoso al momento de tocar la planta

Las plantas de cannabis cuentan con terpenos, que son compuestos que generan la esencia  y el gusto de la planta. Dichos terpenos están protegidos por los tricomas, un grupo de elementos que se hallan regados por toda la superficie de la planta y se pueden caer con facilidad. Por ende, al tocar o sacudir la planta continuamente estos se van desprendiendo y exponen a los terpenos que se van debilitando. 

De este modo, para evitar perder el aroma y el gusto de este producto, se sugiere ser sumamente cuidadoso al momento de transportar el cannabis o al revisarlo para hacer los cuidados regulares. Asimismo, limitar el contacto directo lo más posible. 

Introducir la marihuana en frascos

A este método se le denomina “proceso de curado” en el cual se deposita la marihuana en frascos con sumo cuidado, para evitar que se desprendan los tricomas. Del mismo modo, las condiciones deben ser de al menos 21 grados y 60 por ciento de humedad para funcionar correctamente. 

A partir de este punto, el frasco debe abrirse al menos dos veces cada semana hasta alcanzar un punto en que pueda mantenerse sellado permanentemente. De esa forma, podría alargar la perseverancia del aroma. 

Usar grinders

Si el objetivo es evitar tocar con las manos la marihuana, los grinders son una gran herramienta para triturar la planta y evitar el roce con los dedos. Esto se debe hacer con cuidado para preservar los tricomas y terpenos que producen el gusto y el olor. 

¿El cannabis CBD se deteriora de la misma forma?

En el caso de la marihuana terapéutica, esta sigue siendo vulnerable a los efectos climáticos bajo los que se le someta, sin embargo, en vez de reducir su efecto alucinógeno, pierde su eficacia en el área de la salud.