Fumador pasivo de cannabis

Fumador pasivo de cannabis

Para las personas que se sienten cómodas con la marihuana y no temen a experimentar un poco con ella en eventos sociales o en ocasiones para relajarse y matar el tiempo pueden volverse consumidores constantes de esta droga, lo cual se ha demostrado que no ocurre precisamente por cuestiones adictivas de la marihuana en sí misma, sino de la necesidad de quienes la ingieren de volver a sentir los efectos que esta produce.

Mira nuestro artículo sobre Función del CBD en el cannabis

No obstante, hay quienes se consideran consumidores pasivos de esta droga, lo que significa que  no la utilizan,sólo se rodean de personas que sí lo hacen. Por ello,  tienden a pensar que no pueden llegar a  acarrear consecuencias peligrosas, puesto que, no las ingieren directamente. Sin embargo, hay estudios que investigan  los efectos o consecuencias que conlleva ser un fumador de marihuana pasivo.

Efectos a padecer por ser consumidor pasivo

La gran negativa hacia la marihuana proviene especialmente a partir de la desinformación, puesto que, muchas personas aún tienen un concepto errado de los detalles sobre este tema. Por eso, la gran mayoría evita rodearse de amistades que tengan gustos por esta hierba pues consideran que pueden drogarse accidentalmente en su compañía mientras tan sólo con el humo o porque tienen miedo a dar positivo en un test de drogas.

La verdad, por otra parte, es la siguiente: en primer lugar, los fumadores pasivos son personas que se encuentran acompañadas por fumadores de marihuana en ambientes cerrados o en coffees y de hecho es común que en reuniones y sitios sociales se den este tipo de eventualidades donde parte de los integrantes de cada grupo comienzan a fumar su propio porro de marihuana y el humo en consecuencia llena la habitación. 

No te pierdas este artículo Influencia del cannabis en el hambre

Ahora, científicamente está comprobado que ya la absorción de humo en cualquier contexto es dañina para el cuerpo, especialmente los pulmones. Más, este no resulta perjudicial en el sentido de poder llegar a drogarse a menos que se consuma la hierba de forma directa. 

No obstante, si lo es en el sentido de que las personas por ser fumadores pasivos pueden tener problemas de salud. Esto se debe a que se ha comprobado, mediante un experimento publicado en el Journal of the American Heart Association, que cuando la exposición se ejecuta de forma constante, la misma puede traer consigo la aparición de arterias endurecidas, una enfermedad mejor conocida como “arteriosclerosis”.

En consecuencia, es recomendable mantener a los niños o personas que sufren de la salud alejados de estos ambientes por la cantidad de humo que se manifiesta y en caso de tener amistades con esta clase de hábitos, limitar el tiempo que pasas con ellos ya que es la salud de tu cuerpo lo que puede estar en juego.

Por otra parte, muchos piensan que ingerir marihuana en espacios cerrados puede contribuir con los efectos de la misma pero la verdad  es que esto se aprecia así por la alta concentración de CO2 en el ambiente y la ausencia de suficiente oxígeno. 

Además, en cuanto a la cantidad de THC presente en el organismo a raíz de la aspiración del humo del cannabis este puede estar muy concentrado en un fumador pasivo sólo si el mismo pasó horas rodeado de dicho humo. 

Puede que te interesen también Intervención del Cannabis y donaciones voluntarias de sangre

De esta forma, cuando las personas se encuentran preocupadas por haber asistido a una fiesta donde el humo estaba cargado de esta sustancia y saben que tienen un test de drogas en pocas horas o en días próximos, la buena noticia es que se ha demostrado que los fumadores pasivos pueden salir negativos de un test de fluidos orales con tan sólo 30 minutos fuera de tal ambiente. 

Del mismo modo, hubo una investigación que realizada en el año 2010, donde personas que se mantuvieron rodeadas del humo del cannabis (debido a que  estaban en un coffeeshop localizado en Ámsterdam) por tres horas seguidas, fueron analizadas con test de drogas por orina y sangre. Los resultados dedujeron que efectivamente si habían absorbido THC, sin embargo, este era en cantidades tan bajas que no era suficiente para realmente causar un efecto en los individuos estudiados y que la sangre conservaba la presencia del THC dentro del organismo por un plazo de seis horas luego de haber cesado la absorción del humo del psicoactivo.